xxx

1. La Alhambra y el Generalife.

Introducción
El monumento más famoso islámico medieval es un conjunto de edificios construidos como acrópolis y ciudad de la corte nazarí. Casi intacto en sus elementos fundamentales y ambiente, posee palacios diferenciados y construcciones complementarias con variadas funciones. Dentro de sus torres paralelepípedas oculta exquisitas estancias y jardines.
Su nombre deriva del árabe Qal´at al Hamra, "la roja", color de su colina, la Sabica, emblemático de la Corona nazarí. Domina Granada y se defiende de ella y del exterior. Símbolo de poder, la describió Torres Balbás como "enorme barco anclado entre la montaña y la llanura", con fondo de Sierra Nevada.
Sus murallas exteriores, de 1730 m de longitud con 33 torres, en recinto fortificado con dimensión mayor de 760 m y menor 205, y 104.697 m2 de superficie, unido a las cercas de Granada y a su sistema defensivo.
Tenía entrada principal en la Puerta de las Armas, hacia el Albayzín, por el camino hasta Plaza Nueva. La de la Cuesta de Gomérez, Bib-al-Buxar puerta de las alegres nuevas o Bib-al-Jaudaq o del foso, fue sustituida por la de las Granadas, del arquitecto renacentista Pedro Machuca en 1536, por ella se accede hoy a los bosques plantados en época cristiana en el valle de la Sabica. Tres caminos, central de vehículos y dos secundarios peatonales, conectan con el Generalife, Torres Bermejas y la Puerta de la Justicia.
La Puerta de la Justicia, Bab-al-Sari´a, o de la Ley, construida por Yusuf I en 1348, la más alta, de gran arco de herradura en recuadro con dovelas rehundidas. En la clave, el bajorrelieve con la mano "mágica" de Fátima recuerda los cinco preceptos del Islam. Un espacio porticado superiormente abierto y defensivo. El muro interior en su parte superior con paño cerámico en relieve verde y azul, en su centro se situó la Virgen gótica con Niño del maestro Ruperto Alemán, 1500, cuyo original está en el Museo. Una gran inscripción en mármol conmemorativa. Arco de herradura con dovelas en piedra y conchas en la clave y albanegas. Columnas laterales medias con capiteles nazarís con inscripciones. En la dovela central, en bajorrelieve, hay una llave, emblema de entrada a una medina o ciudad del reino de Granada y símbolo coránico de acceso al cielo, origen de leyendas como la que indica que cuando la mano coja la llave, Granada volverá a ser árabe.
La puerta original está chapada de hierro. Interior en cuádruple recodo cubierto por tres bóvedas esquifadas, baída y de cañón con lunetos. Puerta posterior en arco de herradura, con restos de decoración cerámica.
La muralla se construyó en el siglo XVI con losas sepulcrales islámicas.
La Plaza de los Aljibes, que en 1492 cubrió el barranco que separaba la Alcazaba, del recinto amurallado del que resta la Puerta del Vino, Ba-al-Hamrá, por el que se vendía desde el siglo XVI. Fachada exterior dedicatoria al Rey Mohammad V, interior con bóveda de esquife y lunetos. Fachada posterior con arco de herradura y restos en el lateral derecho de decoración esgrafiada.

Plano de la Alhambra y el Generalife - Fotografías de la Alhambra

La Alcazaba y Torres Bermejas.
La Alcazaba, en el extremo occidental, rodeada de torres, la construyó Alhamar, desde 1238, sobre una fortaleza romana, visigótica y zirí que conserva la base de algunos muros.
Lugar estratégico, se accede por el adarve ajardinado renacentista "de los poetas", por la reunión humanista del Conde de Tendilla en el siglo XVI. Ante una puerta están escritos los versos de Francisco A. de Icaza: "Dale limosna, mujer, que no hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada".
La Torre de la Vela, más alta, defensiva y de vigía, con cuatro plantas, permite una completa visión de la Ciudad.
La espadaña de su campana, con fines militares, regulaba por la noche los riegos de la Vega.
En el interior de la Alcazaba, restos de una urbanización con casas del Gobernador, de la guarnición, baños, horno, aljibe y mazmorras. Torres de Adarguero, de la Pólvora, del Homenaje y Quebrada.
Torres Bermejas, pequeña fortificación, reedificada, con acceso por arco de herradura, con tres torres, un adarve y aljibe, conecta con el sistema defensivo de la Alhambra.

Los Palacios Reales.
El Mexuar, primer palacio que se visita, incompleto y modificado, de administración de la Corona. Del primer patio apeadero y de guardia, no visitable, conserva las bases de sus muros; del principal, con estanque central, una galería lateral abierta con columnas de mármol. La sala, transformada como capilla por el Emperador Carlos V, con sus emblemas en los muros y restos del coro. El lema del fundador de la dinastía, "No hay vencedor sino Dios", se repite en la ornamentación. Al fondo, un oratorio con mihrab hacia la Meca, e inscripciones religiosas.
Una pequeña comunicación accede al patio del Mexuar, con pórtico de tres arcos con yeserías, con dos policromías platerescas y ventana de esa época. Una gran fuente baja central en una pieza de mármol blanco, gallonada y tallada en espigas. Lo edificó Mihammad V sobre construcciones de Ismail I.

Palacio de Comares, en el otro extremo del patio, la fachada del palacio de Comares, sobre triple escalinata, simétrica y con ornamentación de yesería, zócalo de alicatados, doble puerta con tres ventanas con celosía, la cubre un friso de mocárabes con gran alero de madera tallada, que la protege.
La construyó Muhammad V, como portada al palacio sede del Trono y escenario ceremonial. Ante ella administraba el Soberano justicia pública.
La puerta izquierda, en triple recodo, oculta el interior, que se desarrolla alrededor del patio de Arrayanes, al que da nombre esta planta: el mirto romano, que bordean en dos macizos los lados mayores del estanque rectangular. En sus extremos, dos fuentes circulares deslizan el agua por un conducto de mármol, sin romper la superficie que refleja las construcciones.
En el extremo norte, un pórtico con siete arcos ornamentales sobre columnas con capiteles de mocárabes, con alfarje de marquetería; tras él, un arco apuntado con nichos en las jambas, ornamentados, accede a la Sala de la Barca, rectangular, denominación popular de la palabra oración, "baraka", de su inscripción. Se ornamenta con yeserías, pechinas de mocárabes en sus extremos superiores y la cubre una armadura de madera abovedada esférica en sus extremos. Un arco enfrentado, cuádruplemente lobulado, aligera el grueso muro de la mayor torre, la de Comares. El Salón de Embajadores o del Trono, escenario de la presencia oficial del Soberano, lo inició Yusuf I y lo completó Muhammad V. Con planta cuadrada, lados de más de 11 m y altura de 18. Los muros ubican tres nichos laterales y tres frontales, el centro lo ocupaba el Soberano.
Paredes con yeserías, interrumpidas por una hilera de ventanas, zócalos de alicatados cerámicos, inscripciones en caracteres ornamentales cúficos con citas del Corán, lema de la dinastía y alabanzas, centro emblemático del reino. Versos, en las inscripciones del nicho central, alicatados y columna con capitel de mocárabes. Los huecos se cerraban con ajimeces, de celosía de madera con cristales de colores, cornisas, que tamizaban la luz, proyectando sus colores sobre los de las policromías reforzando la impresión.
Lo cubre una armadura, en doce paños planos, con cupulita central de mocárabes. Formado por más de ocho mil piezas pintadas, representa en siete círculos de estrellas los siete cielos y en el centro Dios, árbol de la vida, paraíso islámico en idea neoplatónica.
Aquí se firmaron las Capitulaciones de Granada y, con Cristóbal Colón, las que permitirían el descubrimiento de América.
En el otro extremo del patio una galería con siete arcos, mayor el central, ventanas superiores y una galería con arcos y dintel de madera central. Adosado, el Palacio de Carlos V, que eliminó alguna edificación islámica. Desde aquí se contempla la imponente geometría de la Torre de Comares

Palacio de los Leones, con acceso hoy por pequeñas comunicaciones, el último gran palacio nazarí, acentúa sus características en el máximo virtuosismo de una decoración diseñada para el goce de los sentidos.
Serrallo o harén real, lo edifico Muhammad V para residencia del Rey y su familia. En composición cerrada con doble eje de simetría, alrededor del patio de los Leones, rectangular, con 124 columnas de capiteles cúbicos. En el centro de sus lados menores dos pabellones, kioscos, con cubiertas inclinadas de teja; fuentes interiores conducen por canalillos el agua. La Fuente de los Leones, central sobre doce esculturas, en representación naturalista esquemática no muy usual en el arte islámico. En la gran taza de mármol, versos del visir Ibn Zamrak, el poeta de la Alhambra, ensalzan al monarca cuyas cualidades compara. El agua y su sonido son protagonistas en la Alhambra.
Junto al palacio de Comares, la Sala denominada de los Mocárabes por su cubierta, que sustituyó una bóveda de yeso renacentista, hoy semidestruída.
En el otro extremo, la Sala de los Reyes, semiabierta con tres espacios cuadrados y alcobas posteriores. Arcos repetidos marcan un ritmo denso. Las alcobas, con cubiertas esféricas pintadas sobre cuero; la central representa los diez primeros reyes nazarís o el Consejo Real: las laterales, escenas mitológicas medievales.
A la Sala de los Abencerrajes, lateral, con una fuente baja central, dan nombre los abencerrajes que según la leyenda fueron decapitados en ella, por orden de Boabdil, último rey nazarí, con dos alcobas laterales y bóveda de mocárabes. Detrás, la Rauda, cementerio real.
En el otro lateral, la sala de las Dos Hermanas, denominada así por las dos losas de mármol blanco de su suelo. Puertas originales talladas con un postigo central, zócalo de cerámica de reflejos dorados con dibujo de lacería y cúpula de mocárabes, representación cósmica, octogonal, iluminada por dobles ventanas con celosías. Fue residencia de la Reina madre.
Al fondo, la sala de los Ajimeces, rectangular, con bóveda de mocárabes y yeserías.
El mirador de Lindaraja con vistas sobre el jardín, ventana ajimezada y dos laterales, decoración de yesería, mosaicos cerámicos en sus jambas y cúpula de madera con cristales de colores.

Los Baños, a la derecha, según modelo romano, construidos por Yusuf I.. Al fondo, en la sala del "caldárium", una caldera de cobre calentaba el agua y facilitaba la calefacción bajo el suelo. En el centro, el "tepidárium" mayor, cubierto con bóvedas de ladrillo con pequeñas aberturas en forma de estrella apoyadas en galería de tres arcos sobre columnas, alcobas laterales. El "frigidárium" comunica por la galería, con un pilar bajo un arco de herradura con cerámica en representación abstracta de aves en vuelo, con la sala de las camas, "apoditérium", decorada con yeserías policromadas restauradas en el siglo pasado, fuente central y dos alcobas en forma de camas recubiertas de cerámicas. Cuatro columnas sostienen un patio con cubierta de madera de mocárabes en tres plantas, la última de ventanitas para iluminación y la intermedia huecos adintelados con balaustradas de madera, aquí la leyenda situó a los músicos que amenizaban el final del baño.

Habitaciones de Carlos V y Patios de la Reja de Lindaraja.
Las habitaciones de Carlos V , desde la sala de Dos hermanas, realizadas por el Emperador, cubiertas de artesonados renacentistas. Cuatro, cerradas, conocidas las dos primeras como de Washington Irving, donde residió el escritor autor de los Cuentos de la Alhambra en 1829, y las dos últimas como las de las Frutas.
La galería comunica con el Tocador, del siglo XVI, como mirador, decorada con frescos de Julio Aquiles y Alejandro Mayner, discípulos de Rafael; en el exterior, grutescos; e interior, la Toma de Túnez por Carlos V en 1535.
El Patio de la Reja, del siglo XVII, de carácter conventual, lo domina la reja que protegía la comunicación con las estancias imperiales. Accesos a los pasadizos que configuran una red oculta de comunicaciones de servicio y rondas de guardias.
El patio de Lindaraja, jardín central con cipreses y fuente del siglo XVII.

Palacio del Emperador Carlos V.
Edificado por el Emperador en 1527, impronta emblemática sobre el conjunto islámico, cuando planeaba su expansión hacia Africa. Lo diseñó Pedro Machuca, arquitecto y escultor al servicio del Conde de Tendilla.
Su vanguardismo corresponde al simbolismo de la empresa. Fachadas almohadilladas y orden apilastrado jónico. Portadas con relieves glorifican al Cesar, entre otros escultores de Nicoláo da Corte.
Planta cuadrada que centra un patio circular con órdenes de columnas toscanas en planta baja y jónica en la superior. Es escenario de los conciertos del Festival Internacional de Música y Danza.
El Museo Arqueológico de la Alhambra, en la planta baja, es interesante para el Arte nazarí y comprender la Alhambra. Losas sepulcrales de los monarcas nazarís, pilar con relieves de animales, jarrón con gacelas, puertas de la alacena con taraceas, como la jamuga, yeserías, capiteles, cerámica etc.
El museo de Bellas Artes de Granada en la planta superior, es de interés para el arte local. Tríptico de esmaltes de Limoges del Gran Capitán. Esculturas, Santo Entierro de jacobo Florentino " el Indaco", Virgen con el Niño de Diego de Siloé, Cabeza de San Juan de Dios de Alonso Cano, Dolorosa de Pedro de Mena. Pinturas, Bodegón del Cardo de Fray Juan Sánchez Cotán. Obras de Francisco Chacón, Pablo de Rojas, Alonso de Mena, Pedro Atanasio Bocanegra, Juan de Sevilla, José Risueño y Torcuato Ruiz del Peral. Depósito del Museo del Prado, en salas con acceso por el zaguán, pinturas de Poussin, Bruegel "el Mozo", Veronés, Correggio, Bassano, Francisco Bayeau, Meléndez etc.

Jardines y Torres.
Los Jardines del Partal son famosos por sus rosas. A la izquierda la Torre de las damas, palacio del partal o pórtico, con cinco arcos sostenidos por columnas modernas. Lo cubre un alfarje de lazo con cupulilla central. sala con zócalo de azulejos sobre el río Darro. Construido por Muhammad III.
Estanque rectangular con dos grandes leones procedentes del destruido hospital Maristán.
El Oratorio del Partal sobre la muralla, con Mihrab hacia la Meca, ventanas geminadas y yeserías con inscripciones coránicas.
En varios niveles los jardines, entre muros de edificaciones demolidas, como los Palacios de los Condes de Tendilla marqueses de Mondéjar, y del asentamiento de población.
La Torre de los Picos, continuando por la Muralla; a su pié, la Puerta del Arrabal. El pasadizo, cerrado por la Puerta de Hierro, Comunica con el Generalife y la Torre de la Cautiva, con acceso en recodo, patinilla con galería, yeserías, sala principal con zócalo de alicatados e inscripciones conmemorativas. Según tradición, habitada por Doña Isabel de Solís, favorita de Muley Hacén.
La Torre de las Infantas, pequeño palacio con entrada en recodo, patio primitivamente con cúpula de mocárabes, fuente y estancias laterales, zócalo de azulejos y yeserías con inscripciones poéticas y religiosas, del siglo XV, reinando Sa´d. Arriba, alcobas. Según leyenda fue residencia de las princesas Zaida, Zoraida y Zorahaida.
Continúa la Torre del Cabo de la Carrera, puente de acceso al Generalife, Torre del Agua, Torre de Juan de Arce y Torre de Baltasar de la Cruz.
La puerta de los Siete suelos o de los Pozos, entre dos torres, se cerró por voluntad de Boaddil, que abandonó la Alhambra por ella. Delante, un baluarte con dos plantas, destruido al volarla los franceses en 1812.
Torre del Capitán, Atalaya, Cárcel o de las Cabezas y Puerta de Carril o de los Carros, por donde acceden los vehículos.
Convento de San Francisco, Parador Nacional al extremo de la Calle Real, con estancia árabe, posterior iglesia, primer enterramiento de los Reyes Católicos. Construido sobre un palacio islámico por los franciscanos, con patio manierista.
Iglesia de Santa María de la Alhambra renacentista, en la misma calle. Su imagen titular es la Piedad, de Torcuato Ruiz del Peral. Restos inmediatos de los baños y mezquita, con el Museo Angel Barrios.

Plano de la Alhambra y el Generalife - Fotografías de la Alhambra

Ocultar detalles para 2. El Albayzín 2. El Albayzín

Introducción.
Origen de Granada en sus zonas altas, con restos ibéricos romanos, del "Municipium florentinum Iliberritarum" y de su Foro. Se amplió en un primer recinto islámico del siglo VIII y segundo zirí, Alcazaba cadima o vieja residencia real.
Su nombre, que se atribuye al gremio de halconeros, alrededor de la plaza del Salvador, se extendió a toda la colina. Lo accidentado del terreno impidió actuaciones ordenadoras; conserva su trama urbana islámica, compleja y pintoresca de pequeña escala. En sus intrincadas calles y rincones, las panorámicas de la ciudad y de la Alhambra mantienen una interrelación visual. Paratas en desniveles asientan los cármenes, formados por vivienda y jardín en bancal, con origen romano y desarrollo árabe. Cerrado por tapias, son pequeños paraísos.

Plaza Nueva
La Plaza Nueva, formada por unión de las del Hatavín y de Santa Ana, cubre el río Darro. La Real Chancillería, con fachada manierista, sede del Tribunal Superior de Justicia desde 1500 por disposición Real, la administraba para la mitad inferior de España. Portada con doble pilastras corintias, arco de medio punto con granadas en las enjuntas y placa conmemorativa sostenidas por un león. El gran balcón con frontón triangular central y medios curvos laterales con la Justicia y la Fortaleza, Escudo Real bajo un frontón curvado, en piedra de Sierra Elvira, mármol blanco y serpentina.
La fachada en piedra arenisca, con cuatro plantas y denso trazado, puertas laterales, ventanas y balcones, almohadillados laterales en resaltes, relieves y rejas, Balaustrada superior y pináculos son barrocos.
Zaguán con escalinata y arcada de acceso al patio cuadrado, diseño de Diego de Siloé, con columnas de mármol blanco, toscanas y arcos de medio punto; en la planta superior columnas jónicas adinteladas y balaustradas de piedra. Escalera en cantería con balaustrada, acceso en tres arcos, escudos, con cubierta mudéjar. El patio y puerta posterior son de la antigua cárcel. Sede de las Audiencias y del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.
El Pilar del Toro, enfrente, lo realizó Diego de Siloé, con relieves de un toro y dos jóvenes semidesnudos con cántaros que arrojan agua y el escudo de la Ciudad.

Carrera del Darro
La iglesia de Santa Ana, sobre el lugar de una mezquita, la proyecto Diego de Siloé con torre mudéjar tipo alminar. Portada de Sebastián de Alcántara, con arco entre columnas corintias y hornacinas con imágenes de Santa Ana y las Santas María Jacobí y María Salomé, entre dos grandes querubines en relieve, arriba un relieve de la Virgen con el Niño. Artesonados mudéjares e imágenes de la Dolorosa, San Pantaleón y San Juan de Dios de José de Mora, la Virgen de la Esperanza y San Jerónimo de José Risueño y el cuadro del Nacimiento de la Virgen de Pedro Atanasio Bocanegra. Aquí se casó Mariana Pineda y están enterrados Francisco Bermúdez de Pedraza José Risueño. En la calle Benalúa la Casa de los Pisas, de banqueros genoveses, en que murió San Juan de Dios, con museo de la Orden Hospitalaria, una casa con restos zirís y la de los Migueletes con pintoresco patio.
La Carrera del Darro junto al río Darro, descubierto, y ante el primer puente de Cabrera, la Cuesta de Santa Inés con el Palacio de los Agredas, de portada renacentista.
En la Carrera número 21 un patio nazarí; el 29, Palacio de los Condes de Arco, con fachada manierista, zaguán y patio.
El puente de Espinosa y restos del puente del Cadí, compuerta con torre del siglo XI.

El Bañuelo
El Bañuelo, a la izquierda, baño árabe del Nogal, del siglo XI, único completo de los numerosos nazarís. Un patio con alberca conduce a la sala que corresponde al "tepidárium" romano, abovedada en ladrillo con iluminación cenital por claraboyas estrelladas, arcos de medio punto con inicios en su trazado de herradura, capiteles califales, visigóticos o zirís «Caldárium» posterior y restos de la calefacción.

Casa árabe de Zafra
En la calle Portería de Zafra, posterior, a la izquierda, la Casa árabe de Zafra, municipal, palacio nazarí del siglo XIV, patio con alberca rectangular y frente baja en los extremos, galerías en lados menores de tres arcos en planta baja, capiteles nazarís. El Convento de Zafra, 1507, construido por Don Hernando de Zafra, Secretario de los Reyes Católicos, fachada y campanario con celosías, portada renacentista en piedra con escudos y un nicho con escultura de Santa Catalina de la Orden Dominicana. En el interior, bustos de Ecce Homo y Dolorosa de José de Mora, pintura de la Virgen del Rosario de José Risueño en el retablo y pintura de los Desposorios Místicos de Santa Catalina de Pedro Atanasio Bocanegra.
En la calle de Zafra el Carmen de San Cayetano con artesonado árabe de lazo sobre la escalera y capiteles romanos.

Casa del Castril
La Casa del Castril, 1539, en la Carrera del Darro, con portada plateresca en piedra arenisca de autor desconocido y preciosismo decorativista pilastras laterales; sobre el dintel de la Torre de Comares, emblema heráldico dado por los Reyes a Don Hernando de Zafra, su Secretario, que en aquel lugar negoció las Capitulaciones de Granada. Relieve, escudos con ángeles tonantes entre pilastras y dos leones rampantes y el mito clásico del Ave Fénix.
El balcón central con relieves en medallones de Don Hernando de Zafra y su mujer, friso con ángel y grifos. Reja izquierda con corazones y escudo. En la esquina superior derecha balcón con columnita en el ángulo y en su dintel el lema «esperando la del cielo», según leyenda frase del paje que se negó a revelar con quién mantenía relaciones la hija del señor, que la emparedó allí. Patio con galerías de arcos sobre columnas de mármol blanco, escalera con artesonado mudéjar. Sede del Museo Arqueológico de Granada, con la diadema de oro de la Cueva de los Murciélagos de Albuñol, Ganimedes romano de Granada, cerámicas del alfar de la Cartuja, elementos de Ilíberis lámparas y candelabro de bronce de la Mezquita de Medina Elvira, trozos de una gran alfombra nazarí de la Alhambra y ballesta árabe. Inmediato, el Palacio de los Pérez de Herrasti, ubicará el Museo de Artes y Costumbres Populares, con cerámicas de Fajalauza y vidrios del Castril.

San Pedro y San Pablo.
La iglesia de San Pedro y San Pablo, renacentista, la proyectó Juan de Maeda sobre una mezquita, con portada en piedra, de Pedro de Orea, columnas corintias y cornisa curva y nicho con esculturas de Santos titulares. Interior con planta en cruz latina y capillas laterales y armaduras mudéjares, la del altar mayor de lazo. Imágenes de Cristo de la Sentencia y San Isidro de José de Mora, Crucificado de Pablo de Rojas, San Francisco de Paula de Mena. Pinturas de Cristo a la columna atribuido a Pedro Machuca, San Marcos y San Lucas de Juan de Sevilla.
El Monasterio de San Bernardo, de monjas cistercienses, se construyó en el siglo XIX sobre un beaterio carmelita, por Juan Puchol y José Contreras que ultimó la iglesia, con imágenes de San Bernardo y San Benito de Pedro de Mena, dote de sus hijas que aquí profesaron y el cuadro de la Aparición de la Virgen a San Bernardo de Pedro Atanasio Bocanegra.
En las calles de la Gloria y del Sanúsimo hay casas moriscas.

Paseo de los Tristes.
Al principio del Paseo de los Tristes, a la derecha, la Casa de las Chirirnias, tribuna municipal, del siglo XVII, para actuaciones de chirimías, instrumento musical antiguo, donde los ministriles tocaban. En las enjutas, el Escudo de la Ciudad y granadas. Inmediato, el Puente de las Chirimías.
El Paseo bordea el río Darro, dominado por la Alhambra con una de sus mejores vistas. Se denominó así por los Oidores de la Chancillería, jueces que paseaban con ese aspecto triste.
A la izquierda, en la calle Horno de Oro, número 14, casa morisca con patio con alberca y pórtico de triple arco y columnas nazarís. En la Cuesta de la Victoria numero 9 y en el frente de su patio, una portada islámica del siglo XIV.
Al otro lado del río, la Cuesta de los Chinos sube a la Alhambra, entre sus murallas y el Generalife. A la izquierda, el camino a la Fuente del Avellano, donde se reunía con Angel Ganivet la Cofradía del Avellano; hay una placa en cerámica de Fajalauza de Hermenegildo Lanz.

Cuesta del Chapiz.
El Palacio de los Córdovas, al inicio derecho de la Cuesta del Chapiz, reconstruye el que edificó en el siglo XVI Don Luis Fernández de Córdoba, Alférez Mayor de Granada. Portada con relieves, inscripciones y escudos renacentistas, patio, carpintería gótico-renacentista, y armaduras de cubiertas mudéjares. Sede del Archivo Histórico de la Ciudad de Granada, con las Capitulaciones de la Toma de la ciudad de Granada, documentos y elementos históricos de la Ciudad.
Las Casas del Chapiz, a la derecha, construidas por los moriscos de su nombre, en el siglo XVI, es la mejor conservada de su estilo, con patio de arquerías y adornos de yeserías, galerías, columnas nazarís y armaduras de cubierta mudéjares. Sede de la Escuela de Estudios Arabes de la Universidad de Granada, con manuscritos islámicos y biblioteca especializada.

Sacromonte.
Al Barrio del Sacromonte se accede por su camino, a la derecha de la Placeta del Peso de la Harina. Característico barrio gitano con cuevas, donde celebraban zambras. Se redujo desde las inundaciones de 1963 a las construcciones con fachada al Camino, con espectáculos turísticos, al erradicarse su población a barrios periféricos.

San Juan de los Reyes.
Por la Cuesta, bajo el arco, a su izquierda, la calle San Juan de los Reyes, difícil de recorrer en vehículo por su angostura. La iglesia de San Juan de los Reyes a su derecha, con portada gótica, y atrás alminar de la antigua mezquita almohade del siglo XIII.
El convento, sobre restos de una vía romana, con el cuadro de Pedro Atanasio Bocanegra de la Aparición de la Virgen a San Bernardo.
En la calle de Zafra, en esquina, la casa de Don Hernando de Zafra, portada medieval blasonada, patio árabe y relieves con escudo en la sala principal.
El Monasterio de la Concepción, en la placeta de su nombre, fundado en el 1518 por Doña Leonor de Ramírez, es de la Orden Tercera de San Francisco. Portada al compás gótica, iglesia que contiene armadura mudéjar oculta por bóveda barroca, visible en el coro. En el altar mayor, Inmaculada de Pablo de Rojas, imágenes de Crucificado de Jacobo Florentino «el Indaco», Santa Rosa de Vitervo de José de Mora y San Juan Bautista de Torcuato Ruiz del Peral.

San José.
En la Placeta de Carvajales, vista de la Alhambra. En la Placeta de Porras, la casa de este nombre con portada renacentista blasonada, y el Carmen de los Cipreses con interesante jardín, con acceso en la Cuesta de San Gregorio.
Por la calle San José, la iglesia de San José de 1517, sobre mezquita que conserva el alminar almohade del siglo VIII, en lajas de piedra de la Malaha, ventanas saeteras y de herradura, abajo aljibe árabe. Interior con arcos apuntados y armadura mudéjar. En la capilla mayor el retablo neoclásico lo trazó Ventura Rodríguez. En la capilla inmediata, a la izquierda, retablo con tablas flamencas e imagen de Cristo a la columna de Diego de Siloé, Crucificado de José de Mora, con realización idealizante, San Antonio de Pedro de Mena, San Cayetano y San José con Niño de Torcuato Ruiz del Peral, y la pintura de la Visión de San Nicolás de Tolentino de Pedro Atanasio Bocanegra. Aquí está enterrado Torcuato Ruiz del Peral.
El Palacio del Almirante de Aragón es Asilo de San José, con portada renacentista de columnas jónicas y armaduras mudéjares; lo edificó doña Leonor Manrique, siglo XVI, hermana de la mujer del Gran Capitán.

San Miguel.
La plaza de San Miguel, por la calle de San José, parte de la Alcazaba Cadima.
La iglesia de San Miguel, 1528, con portada de Diego de Siloé renacentista, y armaduras mudéjares. Imágenes de ángeles y San Miguel de Torcuato Ruiz del Peral. Están enterrados Pedro Atanasio Bocanegra y Juan de Sevilla.
Lateral pilar árabe con fustes romanos y arco de herradura. En la plaza, Crucificado de piedra, y casa morisca «el Corralón», con armaduras mudéjares, galerías y yeserías. Enfrente, el solar de la Casa de la Lona, factoría donde se hicieron las velas de la Armada Invencible.
En la calle Vistillas del Zenete hay una panorámica de la ciudad, sobre el barrio del Zenete, tribu de la guardia del Rey Badis.
El Palacio de la Dalahorra por la calle del Gallo, sobre la Alcazaba Cadima, Casa de la Reina por habitar la madre de Boabdil, Aixa. Patio rectangular, alberca central, pórticos extremos, el principal con columnas en mármol blanco y yeserías, armaduras de cubierta pintadas, arcos alicatados, mirador con ventana geminada.
El Monasterio de Santa Isabel la Real en la calle de su nombre, se construyó por disposición Real el año 1501, siendo fundadora Doña Luisa de la Cruz, viuda del asesinado Condestable de Castilla Don Miguel Lucas de Iranzo en 1507. En el compás, portada gótica con escudo Real y sus emblemas, arco flamígero, pináculos ornamentados y hornacinas diseñado por Enrique Egas. Torre mudéjar con alicatados. La iglesia, de una nave con armadura mudéjar de lazo policromada, Altar Mayor con retablo del siglo XVI, imágenes de San Francisco, Santa Clara, Cristo Crucificado, Virgen y San Juan de Pablo de Rojas. En los altares San Pascual Bailón, San Pedro de Alcántara, bustos de Ecce Horno y Dolorosa de José de Mora, cuadros de Santos de Pedro Atanasio Bocanegra.

Plaza Larga.
En el Callejón de las Minas el Arco de las Pesas, junto al que están los más antiguos vestigios de Granada. Antigua Puerta Nueva o Bib Caxtar, sobre su arco exterior de herradura, hacia la Plaza Larga, se clavaban en el siglo XVII las pesas con que se defraudaba por disminuir su peso. Recodo interior con bóvedas, baída central y de cañón la primera y última. Parte de las murallas zirís que suben desde Puerta Monaita. La Plaza Larga, centro del Albaicín alto, en las mañanas mercado al aire libre, similar al de la Calderería; perviven los zocos islámicos. Casas moriscas en el número 19 de la calle del Agua, Callejón de la Botica, Panaderos, Pardo número 19, la Mina, Soto y número 1 de Ceniceros.
La Plaza de San Nicolás, por el Callejón de San Cecilio, con una panorámica de la Alhambra Iglesia de San Nicolás, 1501, torre en fachada con resaltes, con puerta principal gótica. Aljibe inmediato exento.
En el Callejón de las Tomasas el Convento de monjas de clausura de Santo Tomás de Villanueva. La Plaza del Abad con torre árabe que protegía la puerta de Bid-al-banud o de los Estandartes que tremolaban en las proclamaciones de los Reyes de Granada. Ante ella otro aljibe.
La iglesia del Salvador en la Plaza del Abad, sobre la Mezquita Mayor del barrio; en el patio, con arcos de herradura, se colgaban los sambenitos de los moriscos. De Juan de Maeda, con portada renacentista de Siloé 1543, columnas jónicas, zapatas en el dintel, friso y hornacina con Virgen. Interior con armadura mudéjar. Imagen del Salvador, de Pedro Duque Cornejo y óleo de la Santa Cena de Pedro Atanasio Bocanegra. Colegiata hasta el siglo XVIII, fue canónigo Don Pedro Soto de Rojas, aquí enterrado.

San Cristóbal.
Por la calle Pagés la Plaza de Aliatar con casa árabe, accede al Albaicín alto, con casas moriscas en la Plaza de los Castillas, Placeta y Callejón del Conde, calle Blanqueo Viejo, San Luis, Yanguas y de las Estrellas. La Casa de los Mascarones, en callejón de la calle Pagés frente a la del Agua, de Don Pedro Soto de Rojas, siglo XVI, con elementos moriscos, prototipo del carmen «paraíso cerrado».
Antes de la Carretera de Murcia, a la derecha, la Puerta de Fajalauza «del collado de los almendros» con talleres de cerámica de este nombre. En alto, la Ermita de San Miguel, siglo XVII.
El Mirador de San Cristóbal, se baja la Carretera de Murcia con panorámica de Granada, Alhambra y Sierra Nevada. La Iglesia de San Cristóbal, siglo XVI, con lápidas sepulcrales árabes en sus muros. Por la calle Larga de San Cristóbal la Alhacaba cuesta paralela a la muralla hasta Puerta Monaita, de Bib-albonidar o de las Eras, en recodo, portada de arco de herradura, defendida por torre.

Calle Elvira.
Bajando la Puerta de Elvira, principal de la Ciudad, siglo IX y XI. Conserva su gran arco de herradura y almenas. La calle Elvira fue la más importante de Granada. A su entrada, un pilar abrevadero.
La iglesia de San Andrés, a la derecha, portada renacentista, siglo XVI, torre de ladrillo y armaduras mudéjares.
La iglesia de Santiago, a la derecha, en la calle del Marqués de Falces, siglo XVI, portada de Ambrosio de Vico. Armaduras mudéjares y San José de Torcuato Ruiz del Peral. junto a la Sacristía, a la izquierda, está enterrado Diego de Siloé. Sede de la Inquisición, aquí celebró Autos de Fe y colgó los sambenitos de judíos.
Por la calle Elvira, a la izquierda, la iglesia de los Hospitalicos portada diseñada por Alonso Cano, último proyecto que no vio realizado. Bóvedas de compleja composición y cuadros del Bautismo de Cristo de Pedro Atanasio Bocanegra e Inmaculada de Francisco Bayeu.

xxx